Recordar Contraseña ¿Olvidaste tu Contraseña?
Ingresa tu correo eletrónico
Regresar
Primer Equipo   |   19 mayo, 2016

De “Récord” a Tena, cinco grandes defensas centrales

Túnel del tiempo

El Túnel del Tiempo Americanista

Por Héctor R. Hernández, Historiador Oficial Club América.

Queridos hermanos azulcremas, ahora seguiremos repasando el Álbum de Oro Americanista y es momento de hablar de aquellos que saben robar balones, son ordenados en su juego y resultan una garantía aérea; hasta goles anotan. Son la base y los líderes del cuadro bajo, y generalmente también lo son del equipo: los defensas centrales. Vayamos pues, a lo que nos truje.

 

foto-1-DEFENSAS-CENTRALES-EMBLEMATICOS-DEL-CLUB-AMERICA
Rafael Garza Gutiérrez, el popular y querido “Récord”, al que se conocía así debido a que ese era el nombre de su primer equipo en la escuela y éste coció dicha palabra en la espalda de su camiseta de juego, nació el 13 de diciembre de 1904. Sentía los colores como ninguno ya que era “su equipo”. Fundador del nuestro América, cuando apenas tenía 12 años. A los 16 ya era parte del conjunto azulcrema que en 1920 participaba en el campeonato de Primera Fuerza, convertido en un sólido, aguerrido, fino, defensa. Alto, fuerte, con un físico imponente, con su mirada transmitía seguridad a sus compañeros. Tal era su jerarquía, que sus mismos compañeros lo nombraron capitán. Él podía decidir la estrategia a seguir en los partidos y las proponía alineaciones. Pese a ser defensor, anotó varios goles, pues sus cualidades tanto aéreas como por tierra se lo permitían. Jugó siempre con nuestros cremas. Jugador, director técnico, directivo, dueño… todo lo hizo por “su América”. Debido a méritos propios, fue objeto de varios homenajes y siempre un ejemplo a seguir. Su personalidad dentro y fuera de la cancha lo convirtió en uno de los futbolistas preferidos por los aficionados. Fue tetracampeón de 1924-25 a 1927-28 siendo además, capitán de la Selección en la olimpiada de Ámsterdam 28’ y en el Mundial de Uruguay 30’. En 1932 se retiró para convertirse en entrenador y dos años más tarde, fue el director técnico nacional que participó en la eliminatoria de la Copa del Mundo de Italia en 1934. Falleció el 3 de febrero de 1974.

foto-2-DEFENSAS-CENTRALES-EMBLEMATICOS-DEL-CLUB-AMERICA
En 1970, muy joven llegó al América Luis Miguel Barberena Duarte, un exquisito defensor central, traído exprofeso por José Antonio Roca quien lo había visto jugar en la Liga Española, una de las más prestigiadas ligas amateurs en México. Nacido el 26 de noviembre de 1953 en México, Distrito Federal, de gran calidad e inteligencia, muy pronto llegó a ser figura en la defensiva azulcrema. Al principio, se desempeñó en todas las posiciones de la retaguardia americanista, para consolidarse como un extraordinario defensor central. Debutó contra el Zacatepec en el estadio Agustín “Corúco” Díaz, en la fecha 22 del campeonato 70-71, partido que concluyó empatado a un tanto. Para la siguiente campaña, la 72-73 vino una tremenda bronca entre nuestros Cremas y los Toros del Atlético Español, donde el entonces titular, Antonio Zamora, fue expulsado y suspendido durante varios partidos, por lo que el chamaco de 19 años aprovechó a la perfección la oportunidad que su técnico le dio y no soltó el puesto nunca más. Tenía una gran clase para salir con la pelota dominada, siempre seguro y fuerte; fue el mejor jugador en la retaguardia crema en la campaña 73-74. Hizo grandes mancuernas con Guillermo “Campeón” Hernández y más adelante con Miguel Ángel Cornero. Fue Campeón de Liga en su temporada de debut, Subcampeón en la 71-72, Campeón de Copa en la 73-74, de nueva cuenta Campeón de Liga en 75-76 y además Campeón de Campeones esa misma temporada. Una operación lo orilló a dejar el puesto a mediados de 1976 y cuando regresó, le costó trabajo consolidarse de nuevo, debido a la gran cantidad de extraordinarios defensas centrales que había en el equipo, como el anteriormente citado Cornero, Sánchez Galindo y los novatos Tena y Rergis, motivo por el cual solicitó a su entrenador, Raúl Cárdenas la oportunidad de cambiar de equipo y pasó al Atlético Español. Jugó el último de sus 143 partidos cómo Milloneta el 16 de Octubre de 1976 en el estadio Tecnológico de Monterrey en la fecha 6 del campeonato de Liga 76-77. Su ejemplar conducta como ser humano fuera de la cancha, lo llevo a tener el mismo tono dentro de ella, ya que jamás fue expulsado, siendo considerado como un defensa totalmente caballeroso. Siempre se destacó tanto futbolísticamente, como excelente ser humano. Falleció el 8 de febrero de 2007.

 

foto-3-DEFENSAS-CENTRALES-EMBLEMATICOS-DEL-CLUB-AMERICA
Recordado por su recio y fuerte juego, Miguel Ángel Cornero Valinotti era un verdadero líder dentro del terreno de juego. Nacido el 12 de marzo de 1952 en Rosario, Argentina, el “Confesor”, bautizado así por el gran Ángel Fernández, quien decía que “con su porte, los delanteros rivales debían ponerse a rezar con solo verlo”, llegó procedente del Rosario Central de su país, para la temporada 74-75. Debutó oficialmente ante los Leones Negros de la Universidad de Guadalajara, dentro de la jornada uno, en el estadio Azteca, en un duelo emociónate que terminó empatado a dos. Desde el mismo momento en que llegó, fue titular, pieza clave e indiscutible con los Cremas, tanto de José Antonio Roca, como de Raúl Cárdenas. Tenía la virtud de ser un zaguero con gol, ya que le pegaba con un tubo al balón, además de rematar muy bien de cabeza. Fue Campeón de Liga y de Campeones en 75-76, anotando inclusive un importante gol en este duelo ante los Tigres del Universitario de Nuevo León. Pudiera ser el mejor defensa extranjero en haber defendido nuestros colores. Pocos o ninguno como él, con su entrega, determinación, clase, fortaleza, técnica… su coraje. Siempre dejó la vida en el terreno de juego, y así es que el destino le tendría deparado que en una cancha de futbol, sería el principio del fin. Era octubre de 1974 y se disputaba el Torneo Internacional “Joao Havelange 74” en el Memorial Coliseum de Los Ángeles, California. Jugando contra el Cruz Azul, fue a disputar un balón con Fernando Bustos. Nuestro zaguero ganó el esférico, lo que al jugador cementero no le gustó y tiró un puñetazo al rostro del argentino que cayó desplomado al suelo como pulverizado, por lo que la chispa se prendió en segundos, ¡todo fue una explosión y peleaban todos contra todos! Cornero tirado, recibió una patada en la cabeza, se desvaneció y perdió el conocimiento. Finalmente lo recuperó y fue llevado al hospital, donde permaneció por espacio de unas horas. Al parecer solo había sido “él golpe”, pero dicho golpe le dejó secuelas, ya años después le provocó una parálisis y daños en el sistema nervioso, que a la postre terminarían con su vida. Falleció el 29 de noviembre de 1999. Un auténtico guerrero.

 

foto-4-DEFENSAS-CENTRALES-EMBLEMATICOS-DEL-CLUB-AMERICA
Hablar de Guillermo Hernández Sánchez es hablar de clase, de lujo, de alta alcurnia. El famosísimo “Campeón” nació el 26 de junio de 1942 en Zacoalco de Torres, Jalisco y llegó de los Tiburones Rojos del Veracruz para la campaña 1969-70, así, de un día para otro, en lo que fue una verdadera sorpresa mediática, por tratarse del mejor defensa central de la época. Arribó en la mañana y en noche ya estaba jugando, dentro de la jornada uno de dicho campeonato, en el estadio Azteca ante los Diablos Blancos del Torreón, partido que ganamos 3-0. Fue de las primeras grandes contrataciones que “la dupla Guillermo Cañedo-Panchito Hernández” realizó. Ya había sido mundialista en Inglaterra 66´ y con nosotros, repitió su nominación en la Copa del Mundo de México 70´. Se consolido rápidamente en el equipo al grado de que casi llegando, se convirtió en capitán y referente americanista. Es de los mejores centrales en la historia azulcrema pues tenía una clase única, especial, tenía una gran salida con el balón al pie, como si éste lo tuviera cocido al zapato; su liderazgo se notaba a kilómetros y tenía una visión del campo como pocos. Le tocaron varias broncas como contra Atlante y Atlético Español, y siempre fue de los que puso paz. Resultó monarca de Liga en la 70-71 y en la Copa la 73-74 fue parte del plantel ganador, a pesar de no haber tenido actividad debido a que mientras se disputaba dicho torneo, él jugaba con la Selección Nacional en el Premundial de Haití 73’. Disputó así mismo, dos veces el juego de Campeón de Campeones, contra León (70-71) y Cruz Azul (73-74). Fue el maestro de Antonio Zamora, Luis Miguel Barberena, Lino Espín y Alfredo Tena. Salió por la puerta grande, como el maravilloso central que fue.

 

foto-5-DEFENSAS-CENTRALES-EMBLEMATICOS-DEL-CLUB-AMERICA
Alfredo Tena Garduño, que nació el 21 de Noviembre de 1956 en México, Distrito Federal llegó al América en la temporada 73-74, luego de jugar en el equipo “Principado” del Club Asturiano a nivel amateur. Defensa central alto y fuerte, impresionó a José Antonio Roca desde el primer momento. Empezó en juveniles y jugó con las reservas americanistas donde fue campeón del torneo nacional. De pronto tuvo un inesperado debut, que para algunos críticos fue algo precipitado, cuando nadie, más allá de sus compañeros sabían de su existencia. Fue una sorpresa grande para todos. América, Campeón de Copa tenía que jugar el juego de Campeón de Campeones contra Cruz Azul, Campeón de Liga. Era el cerrojazo a la temporada 73-74. Y justo para éste partido el titular indiscutible en la central americanista, Luis Miguel Barberena fue operado del muslo. El suplente de lujo, Lino Espín, también estaba lastimado y otro reserva, Luis Haneine, había sido prestado al Irapuato de Segunda División. Así que a Roca no le quedó otra opción que debutar al chamaco de 19 años, cuando éste contaba apenas con cuatro meses en la institución azulcrema. Fue así, que casi de las reservas a llegó a la finalísima esa lluviosa mañana del 26 de mayo de 1974. Los Cremas cayeron 1-2. Ese medio día la gente no lo sabía, pero fue el debut del más grande zaguero en la historia del América, no sólo por sus dotes futbolísticas, que fueron a través de 18 años excepcionales, sino por su don de líder, de caudillo, de triunfador. Roca lo lanzó, Cárdenas le dio la titularidad y Reinoso la confirmación, “de ahí pa’l real”, siempre titular en cada temporada. Mundialista en Argentina 78´, capitán indiscutible desde 1981, era el representante del equipo, dentro y fuera de la cancha. Multicampeón, lo ganó todo: Liga, Campeón de Campeones, Concacaf, Copa Interamericana. A pesar de su puesto, anotó varios goles en su carrera y su momento cumbre, fue en la final de Liga 83-84 contra el Guadalajara, al marcar el segundo tanto azulcrema. Un verdadero “Capitán Furia”.

 

foto-6-DEFENSAS-CENTRALES-EMBLEMATICOS-DEL-CLUB-AMERICA
¡Vaya que nuestro equipo ha tenido maravillosos defensas centrales a lo largo de su historia! Óscar Ruggeri, Alfonso Portugal, Juan M. Bosco, Javier Sánchez Galindo, Armando Manzo, Duilio Davino, Héctor Ferrari, Ángel Garanzini, Enrique Rodón, José Luis Rodríguez, Héctor Mendoza, Guillermo Huerta, Raúl ‘Potro’ Gutiérrez, Gilberto Vega, Gabriel Núñez, Antonio Zamora, Aquivaldo Mosquera, José Luis Salgado, Lino Espín, Manuel ‘Bruja’ Gutiérrez, son algunos de los que jamás nos olvidamos, ellos también están en nuestro recuerdo, siempre admirados, siempre queridos.

Ahora, en nuestra siguiente entrega, recordaremos a los laterales izquierdos. Mientras tanto, que siga rodando el balón… hasta la próxima.

Sigan escribiéndome sus inquietudes y solicitudes, y con mucho gusto las tocaremos en su momento. Email: [email protected]realidadamericanista.com. Twitter: @realidadamerica