Recordar Contraseña ¿Olvidaste tu Contraseña?
Ingresa tu correo eletrónico
Regresar
Primer Equipo   |   5 diciembre, 2020

Maradona en el Nido Águila

Historia en Coapa por Guillermo Naranjo

Última semana de mayo de 1986.
Sur de la CD MX. Específicamente en la desaparecida Calle del Toro #100, casa del Club de Futbol América. Canchas #1 y #2, adyacentes a la hoy Avenida prolongación División del Norte.
La selección de Argentina elige la flamante y recién estrenada casa club del Club América como su cuartel para encarar la Copa Mundial FIFA México 1986. De estilo Colonial moderno y ladrillo aparente, las 8 habitaciones triples y otra más para el cuerpo técnico, nos permiten convivir en los pasillos con las estrellas del futbol mundial: Valdano, Maradona, Burruchaga, Pumpido y Ruggeri, por mencionar algunos. Los jardines son apropiados para las parrilladas, de las cuales fuimos espectadores en varias ocasiones.
Como jugador de la reserva profesional del Club América y un mes después del equipo profesional, tuve la oportunidad de enfrentar en 4 partidos de práctica en contra de la selección de Argentina y a su mega estrella Maradona. Nos dominaban y nos ganaban, pero oponíamos resistencia. Perdimos 2-0 o 3-1, ya que éramos jugadores casi de primera.
Incluso les cuento un secreto que solo los protagonistas atesoran. En un partido de práctica en Cancha 1, en contra de nuestro equipo profesional -con cuadro estelar-, el América ganaba 1-0 a la selección de Argentina. Su entrenador se rehusaba a terminar la práctica siendo vencidos por un club. Carlos Salvador Bilardo (ARG) – DT de Argentina- imploró a nuestro director técnico -Miguel Ángel “Zurdo” López (ARG) – que no terminara así el partido, perdiendo ¡no podían perder! Ya no había luz natural y en la oscuridad, lograron empatar, dando por terminado inmediatamente el partido en ese momento.
Es la última semana de mayo. Argentina enfrentaría unos días después a Corea del sur (3-1), a Italia (1-1) y a Bulgaria (2-0). Y vencería a otros equipos Uruguay, Inglaterra, Bélgica y Alemania.
Marcar a Valdano era mi tarea, muy buen duelo que con frecuencia yo perdía. En gran medida por la genialidad de los pases al espacio de Maradona y que Valdano explotaba con su gran zancada y gran velocidad.
En alguna ocasión marcando a Maradona tuve que detenerlo, casi taclearlo. Ambos caímos al piso y lo único que recuerdo es que me dijo cosas que no puedo escribir ni compartirles en estas líneas, códigos del fútbol. Compartir minutos de futbol dentro de la cancha con Diego Armando Maradona en especial es un recuerdo imborrable aún en mi lejana y no tan eficiente memoria.
Su toque excelso, el concierto de pases filtrados sin siquiera voltear a ver al receptor y en gran porcentaje precisos en tiempo y espacio. Un arranque imparable, picaba y frenaba en corto en ángulos que un matemático no podría expresar ni en la más compleja de las ecuaciones.
En ese certamen Argentina levantaría la COPA FIFA MEXICO 1986 porque tenía a los mejores jugadores del mundo en varias posiciones y por qué el cielo les echó una manita que hoy Diego, podrá seguramente agradecer PERSONALMENTE. Descanse en Paz.
Guillermo Naranjo Piñera