Recordar Contraseña ¿Olvidaste tu Contraseña?
Ingresa tu correo eletrónico
Regresar
Historia   |   26 mayo, 2020

El debut de Alfredo Tena

El ex defensa americanista vivió su primer partido ante Cruz Azul

Alfredo Tena, debutó como jugador profesional en el encuentro definidor del Campeón de Campeones de la temporada 1973-74.

Alfredo Tena Garduño, nacido el 21 de noviembre de 1956, fue uno de los máximos representantes del Club América en los años 80, consiguiendo un gran número de títulos con las Águilas, 14 en total; se convirtió en un referente del equipo de Coapa, en el que dejó huella gracias a su liderazgo, su elegancia dentro del terreno de juego y su entrega en cada uno de los encuentros que disputó.

Tena, también conocido como “El Capitán Furia”, tuvo un largo paso por las divisiones inferiores del Club América hasta llegar al primer equipo. Su imponente físico, ubicación y liderazgo, fueron unas de las cualidades que llamaron la atención del técnico José Antonio Roca, quien poco después se encargaría de debutarlo.

El Debut

América había sido campeón del torneo de Copa 73-74, derrotando a Cruz Azul en la final por marcador de dos goles a uno. Las Águilas recién coronadas en la copa se enfrentaron al campeón de liga, Cruz Azul, por el trofeo del Campeón de Campeones  de la 73-74, partido en el que Alfredo Tena vivió su inesperado debut.

Para el encuentro ante el conjunto cruzazulino, América sufrió la baja de Luis Miguel Barberena, el central titular en aquel entonces, su suplente Lino Espín, de igual forma se encontraba lesionado, por lo que el técnico de las Águilas, José Antonio Roca tuvo que disponer de Alfredo Tena. Con apenas 19 años de edad,  Tena Garduño logró lo que pocos alcanzan y en un escenario inmejorable, una final y ante uno de los máximos antagónicos de las Águilas. El encuentro finalizó con un triunfo para el conjunto de Cruz Azul.

Ese fue el inicio de una de las máximas leyendas del americanista, ahí, en ese partido, inició la historia de un símbolo y referente del Club América, que a partir de ese juego, con gran lucha y tenacidad no soltó la titularidad. Triunfador, líder en todo momento, de extraordinarias capacidades para defender y un capitán indiscutible, así fue Alfredo Tena.