Recordar Contraseña ¿Olvidaste tu Contraseña?
Ingresa tu correo eletrónico
Regresar
Historia   |   17 junio, 2017

Guillermo Cañedo de la Bárcena

Uno de los más destacados personajes en la historia del Club América

 

“Constructor fiel del americanismo, Guillermo Cañedo de la Bárcena fue un absoluto conocedor de la pelota vista desde fuera del campo y, aún así, su memoria es vital para comprender la historia del equipo más grande de todos: el Club América…”

Guillermo Cañedo de la Bárcena

Guillermo Cañedo de la Bárcena nació el 4 de junio de 1920 en Guadalajara, Jalisco, Trabajaba para el Club Zacatepec, cuando fueron requeridos sur servicios en América. Auténtico sabio del fútbol, Guillermo Cañedo arribó a la entidad azulcrema en 1961 y se encargo de convertir al club en el más ganador e importante de todos. Bajo su presidencia llegaron al equipo excelentes jugadores que no tardaron en convertirse en símbolos del americanismo, como José Alves Zague, Arlindo dos Santos y Francisco Moacyr. Además, Cañedo de la Bárcena llevó a Francisco Panchito Hernández a la secretaría técnica de la institución. Juntos afianzaron el proyecto que se estaba llevando a cabo para reestructurar América. Dejó el club en 1981, pero con la tarea de transformarlo en el más exitoso e influyente en todo el balompié mexicano, cumplida. Fuera de la institución también logró grandes cosas, así como la creación de la CONCACAF y ser vicepresidente de la FIFA, así como presidente de la Federación Mexicana. Asimismo, Guillermo Cañedo, con su tenaz habilidad y extensos conocimientos futbolísticos, logró traer en dos ocasiones, la Copa del Mundo a México.

 

Una anécdota que lo forja como verdadero americanista…

De entre todas las hazañas que realizó Guillermo Cañedo siendo presidente de América, hay dos que sobresalen por encima de todas las demás. La primera de ellas, consistió en traer a un ex jugador atlantista recientemente retirado de las canchas y aparentemente novato en la dirección técnica: José Antonio Roca. El 17 de enero de 1971 Roca y Cañedo iniciaron una era dorada para el americanismo.

Años más tarde, Guillermo Cañedo consiguió el traspaso de Enrique Borja, un goleador cuyo talento estaba enamorado de la portería, pues siempre quería estar cerca de ella. Borja se convirtió en ídolo y uno de los máximos anotadores de la institución. Arriesgado y prudente al mismo tiempo, Cañedo de la Bárcena es uno de los pilares que han edificado al Club América, bajo la consigna de siempre hacerlo con pasión.