Recordar Contraseña ¿Olvidaste tu Contraseña?
Ingresa tu correo eletrónico
Regresar
Comunicados   |   23 noviembre, 2016

El Túnel del Tiempo Americanista

¿Segundas partes fueron buenas?

Y volver, volver, volver… ¿Segundas partes fueron buenas?
Por Héctor R. Hernández, Historiador Oficial Club América. (@realidadamerica)
Dijo el Bachiller Sansón Carrasco, uno de los míticos personajes de la novela El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha: “Nunca segundas partes fueron buenas”. Probablemente Miguel de Cervantes Saavedra jamás imaginó que esa frase proverbial, salida de su magna inspiración se haría célebre con el tiempo y sería adoptada en algunos rubros de la vida, como las relaciones amorosas, los relanzamientos artísticos, las películas o series por mencionar algunos tópicos.
Pero en donde sí la famosa frase, nacida allá por el año de 1615 no tuvo validez –al menos absoluta-, fue en el futbol. Les voy a platicar queridos hermanos Americanistas, la historia de aquellos futbolistas azulcremas que regresaron a la querencia y jugaron dos o más veces en nuestro Club.
Varios de ellos volvieron para convertirse en hijos pródigos, retornando para triunfar y superar lo logrado en su primera etapa. Otros más, no tuvieron tanto éxito en su segundo turno como en el primero, siendo sus ganas de regresar a la cuna que los vio crecer –en la mayoría de los casos-, lo más trascendente de su aventura al volver.
Dicho lo anterior, entremos de nuevo en materia, y cronológicamente empezaremos con aquellos que tuvieron éxito en su retorno al cuadro americanista.

Hernán Cabalceta, el gran Tico, mediocampista y goleador, llegó para la temporada 41-42 y se fue en 1943. Regresó en la campaña 45-46, y “la rompió” hasta la 49-50. En ésta etapa, anotó 44 goles.

El célebre arquero Manuel Camacho debutó en la 44-45 y jugó dos años. Salió para volver en la 53-54, jugando tres temporadas con nosotros, donde ganó dos Copas México así como un Campeón de Campeones. ¡Volvió a salir, y regresó de nuevo en la Liga 61-62 permaneciendo hasta 1964, siendo participe una vez más del torneo de Copa ganado ese mismo año!

El argentino Ángel Osvaldo Schandlein fue la primera contratación que hizo la nueva administración americanista encabezada por don Emilio Azcárraga Milmo y don Guillermo Cañedo de la Bárcena en la 60-61, salió, y regresó para jugar en 63-64 y 64-65, obteniendo el título de Copa en su primera campaña de retorno.

El maravilloso guardameta pampero Ataulfo Sánchez llegó para 62-63 donde tuvo poca acción y salió, pero volvió en la 64-65 y permaneció hasta 1967. Fue ‘nada más’ Campeón de Liga y Copa México en esos años, siendo el mejor arquero de la época.

René “Popeye” Trujillo llegó a Coapa en la 68-69. Siete años seguidos jugó con los Cremas, y en la campaña 74-75 decidió probar nuevos aires. El gran lateral extrañó casa y en casa lo entrañaron de la misma manera por lo que regresó por la puerta grande al año entrante. Jugó hasta 1979 y si en su primera etapa fue Campeón de Liga y de Copa, en su segundo lapso, salió victorioso de nuevo en la Liga, así como en el Campeón de Campeones, Concacaf y la Copa Interamericana.
foto-1-segundas-partes-fueron-buenas-futbolistas-america

El finísimo mediocampista Alejandro Ojeda debutó al término de la 71-72. No vio acción en la 72-73 y fue prestado a medio torneo para volver con nuevos bríos en la 73-74, jugar muchos partidos y salir Campeón de Copa.

Pedro Soto se integró al primer equipo en la 73-74. Fue prestado en la 75-76, y regresó al año pero no tuvo acción. Finalmente en la 77-78 jugó por primera vez un partido oficial con los Cremas, haciéndolo tan bien, que al año entrante fue a la Copa del Mundo de Argentina 78’. Antes de ello, ya había sido Campeón de Concacaf y ganó la Copa Interamericana aquí, donde duró hasta 1981.

Jesús “Palillo” Martínez chamaco de casa que debutó en la Copa 74-75, salió al año entrante y regresó con buenos bríos para la 76-77. Se fue hasta 1980, no sin antes haber sido monarca de Concacaf, Copa Interamericana y haber jugado también el Mundial de Argentina.

El “Vasco” Javier Aguirre se hizo en las Fuerzas Básicas americanistas. Jugó el certamen de Nuevos Valores y debutó en la Liga 79-80. A mitad de la 80-81 fue enviado a la Liga de Estados Unidos y regresó para la 81-82 mucho mejor. Se convirtió en líder e indiscutible titular, siendo Campeón en 83-84.

Carlos de los Cobos llegó a las Fuerzas Básicas en 1978 y disputó el torneo de Nuevos Valores. Debutó en la Liga 79-80, y permaneció hasta la 83-84, saliendo Campeón. Fue prestado en la 84-85 y para el ‘Prode 85’ y el ‘México 86’ volvió al equipo -sin jugar porque se encontraba con la Selección -. Después del Mundial fue cedido otra vez, volviendo a casa en la 87-88 cuando fue Campeón de Liga y de Campeones, de la misma manera que en la 88-89, aquí si jugando, ya que en la anterior se lesionó.
foto-2-segundas-partes-fueron-buenas-futbolistas-america

Sí alguien le pegaba duro al balón, ese era el brasileño Geraldo Francisco dos Santos, mejor conocido como “Zizinho” – o el papá de Giovani y Jonathan dos Santos-. Llegó a mediados de la 80-81, jugó la primera vuelta de la 81-82 y luego fue dado en préstamo. Volvió en la 83-84 y alineó regularmente al grado de salir Campeón.

Ricardo Peláez debutó casi de un día para otro en el Prode 85. Jugó hasta la Liga 86-87. Luego de haber sido el goleador Águila en su primer año, en el segundo jugó poco debido a una operación. Se fue para regresar diez años después en el Invierno 97 y ser otra vez fue el rompe redes del equipo, por lo que fue al Mundial de Francia 98.

Germán Villa, debutó en la 91-92, y derramó su espíritu combativo hasta el Verano 98, cuando después de haber sido Mundialista en Francia, salió a España. Regresó a los seis meses y volvió a irse prestado, ahora en México, para volver mejor que nunca en el Verano 2000. Ahí fue Campeón de Liga dos veces, de Campeones, así como un título de Concacaf, además de haber repetido en otra Copa del Mundo, la de Japón-Corea 2002.

Los casos de Edson Astivia y Marco Antonio Sánchez Yacuta son similares. Integrantes del plantel americanista desde la temporada 91-92, debutaron ambos al año entrante en la 92-93, no tuvieron participación alguna en la 93-94 y para la siguiente salieron prestados. Regresaron pronto, Yacuta en la 95-96 y Astivia en el Invierno 96. Ninguno fue Campeón pero eso sí, en sus regresos, se convirtieron en titulares.

Cuauhtémoc Blanco salió tres veces y regreso siempre mejor. Americanista desde la 91-92, debutó en la 92-93. Se fue en el Verano 97 y volvió un año después para ser Campeón Goleador luego de haber tenido una fantástica Copa del Mundo en Francia. A mediados del 2000 fue a España y después del Mundial de Japón y Corea en 2002 regresó a Coapa, permaneciendo hasta el Clausura 2004 cuando salió para retornar a los seis meses y convertirse en Campeón de Liga, de Campeones y de Concacaf.
foto-3-segundas-partes-fueron-buenas-futbolistas-america

Christian Patiño debutó en la 95-96 y salió sin pena ni gloria en el Verano 98 para retornar en el Invierno 2001, ser Campeón y parte fundamental del título en el Verano 2002.

El chileno Rodrigo Valenzuela llegó en el Verano 98 y duró un año. Regresó para el Apertura 2004 y al siguiente torneo, el Clausura 2005, resultó Campeón de Liga.

El carismático Oscar “Kevin” Rojas debutó de la nada en Invierno 2001 y salió del equipo. Retornó para ser titular ya en el Apertura 2004 y permanecer hasta el Clausura 2012. Ganó Liga, Campeón de Campeones y Concacaf.

Repudiado por un sector de la gente, el argentino naturalizado mexicano Vicente Matías Vuoso fue contratado para el Apertura 2006. Llegó, vio, no se acopló y salió a los seis meses, para retornar sorpresivamente en el Apertura 2010, y pesé a que continuó siendo repudiado por varios, fue titular hasta el Clausura 2012 y anotó 21 goles.

Juan Carlos “Negro” Medina llegó como fichaje estrella para el Apertura 2008, torneo donde decepcionó y salió inmediatamente, pero para sorpresa de todos, volvió en el Apertura 2011 y ya más hecho, más maduro, explotó ahora sí sus grandes cualidades, al grado de ser titular indispensable en el título de Liga obtenido en el Clausura 2013.
foto-4-segundas-partes-fueron-buenas-futbolistas-america

Ahora vayamos con aquellos que en su segundo intento, no tuvieron el mismo éxito que lograron cuando se pusieron la casaca azulcrema en su primera oportunidad, pero su desempeño en general en su segunda etapa fue aceptable:

Al gran Florencio Caffaratti, el primer argentino en haber jugado para nuestro equipo le fue mucho mejor en su primera oportunidad, cuando a partir de la 43-44 estuvo cuatro años y marcó 37 goles que en su segunda incursión cuando en la 51-52 anotó 4 tantos.

Roberto “Negro” Hodge fue pieza clave en el esquema americanista en la temporada 70-71, cuando fuimos campeones. El chileno, titular inamovible, jugó tres años con nosotros y salió para la 73-74, volviendo al poco tiempo, pero ya no jugó mucho.

Era el mejor medio mexicano y América lo adquirió en la 74-75. Antonio de la Torre llegó y triunfo con los Cremas debido a sus condiciones. Fue Campeón de Liga, de Campeones, de Concacaf, Copa Interamericana. Mundialista en Argentina. Y salió a la mitad de la 80-81 hacia EE UU. Un año después volvió pero ya no fue titular, a pesar de que aportó como relevo.

Extraordinario goleador, maravilloso profesional, Carlos Hermosillo debutó en la 83-84, y luego de ganar varias Ligas, -así como Campeón de Campeones y Concacaf- salió a Bélgica para la 89-90. Regresó a los seis meses y acabando esa campaña dejó al equipo. Diez años después retornó para jugar el Verano 2000 pero salió al término de este.

A José Enrique Vaca le fue mucho mejor en su primera etapa, que fue a partir de la 84-85. Salió en al término de la 87-88, luego de tres Ligas ganadas. Regresó para jugar poco en la 91-92.
foto-5-segundas-partes-fueron-buenas-futbolistas-america

Luis Roberto Alves “Zaguinho”, el máximo anotador del Club América debutó en la temporada México 86. Después de ganarlo todo en su primera etapa, salió en 1996. Para el Invierno 1997 regresó a su casa, y jugó también el Verano 1998, dejando de ser americanista al concluir ese torneo, por no entrar en planes de su Director Técnico.

El brasileño Antonio Carlos Santos, exquisito con el balón en los pies llegó a cautivar al futbol mexicano en la temporada 87-88. Por cinco años consecutivos, se erigió como el mejor jugador americanista, ganó al menos una vez en todas las competencias oficiales en participó y salió por un tema personal para la campaña 92-93. Regresó para jugar la 93-94 pero solo fue un año.

Gran lateral, Juanito “Che Che” Hernández vino para ser Campeón de Liga y de Campeones en la 88-89. Jugó hasta la 95-96, ganando también la Concacaf dos veces y la Copa Interamericana. Regresó sin mucha suerte para jugar los torneos de 1998, donde alternó la titularidad.

Un mago con el esférico, un genio del futbol, el gran Eduardo dos Santos “Edú” llego siendo seleccionado de Brasil para la 89-90. Hasta la 91-92 entregó su clase y estilo. Ganó Concacaf y Copa Interamericana. Salió para la 92-93 y dos años después, en la 94-95 regresó pero tuvo que salir a media temporada.

Pavel Pardo llegó como el gran profesional que era en el Invierno 99. Jugó hasta el Clausura 2006, momento en que participando en el Mundial de Alemania, se quedó a jugar allá. Regresó para el Clausura 2009 y en el año y medio que jugó no pudo volver a salir campeón como lo hizo dos veces en su primera etapa.

El chileno Ricardo Rojas llegó para el Invierno 2001. Luego de salir monarca dejó al equipo al terminar el Clausura 2004. Un año después, para el Clausura 2005 regresó y saboreó de nuevo las mieles del triunfo jugando hasta el Apertura 2007, pero cuando regresó para participar en el Apertura 2009 ya no juagaba mucho.
foto-6-segundas-partes-fueron-buenas-futbolistas-america

Finalmente cerremos con esos extraños casos, que tuvieron un menor desempeño y sus resultados tanto en su primera etapa, como en la posterior fueron similares, algunos para bien, y otros para mal. Pedro Pineda, Hugo Pineda, Francisco Javier Sánchez, Andrés Silva, Álvaro Ortiz y Carlos Sánchez Romero tuvieron ambas veces una aceptable labor, siendo Alberto Becerra, Edmundo Ríos, Efrén Hernández, Carlos Infante, Santiago Fernández, Israel “Jagger” Martínez, Diego Cervantes, Edgar “Gringo” Castillo, Martín Zúñiga y Andrés Andrade los pocos jugadores que quedaron a deber siempre jugando en nuestro equipo.

Una cosa queda clara, salir del América duele, y es por ello, que muchos intentan regresar.
¡Que siga rodando el balón!… hasta la próxima.

Recuerden que pueden seguir escribiéndome sus inquietudes y solicitudes, yo con mucho gusto las tocaré en su momento. Email: [email protected]
No olviden seguirme en Twitter: @realidadamerica