Recordar Contraseña ¿Olvidaste tu Contraseña?
Ingresa tu correo eletrónico
Regresar
Comunicados   |   26 abril, 2016

De Ataulfo a Zelada, cinco grandes arqueros.

El Túnel del Tiempo Americanista

 

Por Héctor R. Hernández, Historiador Oficial Club América.

 

Queridos hermanos azulcremas, a petición de muchos de ustedes empezaremos una serie de entregas donde recordaremos a grandes americanistas de toda la historia.

 

Me gustaría escribir mucho y profundizar en cada uno de nuestras estrellas, pero el espacio es corto y la intención no es aburrirlos, es divertirlos. Muchos volverán al pasado recordando a sus cracks favoritos, y otros los conocerán un poco, a través de lo aquí plasmado, segmentando a los futbolistas por sus posiciones. Empecemos pues, por donde se inicia un equipo de futbol, por el marco.

 

foto-1-PORTEROS-EMBLEMATICOS-DEL-CLUB-AMERICA

Tal vez a las nuevas generaciones no les suene familiar el nombre de gran Ataulfo Sánchez Matulic. Pero para los románticos del futbol, escucharlo significará mucho. El gran ‘Ata’, como se le conocía, fue un maravilloso, extraordinario arquero argentino que vino del Racing Club de Avellaneda para la temporada 62-63 en la cual debutó contra los Pumas de la Universidad en la jornada uno cuando nuestro equipo ganó 2-0, justo en el primer partido del equipo universitario en la Primera División. El apodado ‘Rey del Arco’ nació el 16 de marzo de 1943 en la ciudad de Zárate, Argentina. Al llegar al América, ya tenía prestigio ganado en su tierra natal y en campo azteca lo demostró contundentemente. Sus extraordinarias atajadas y reflejos felinos eran su principal característica. Se hizo más famoso porque dejaba algodones en las canchas, ya que en ese tiempo, muchos campos de futbol eran de tierra, por lo que Ataulfo marcaba las áreas con este producto poder tener varios puntos de referencia. Ese chusco detalle le dio notoriedad a tal grado que fue contratado por la empresa de algodones ‘Chapulquete’ para que usara los suyos. Resultó campeón de Copa en la temporada 64-65 y de Liga en la 65-66, siendo una auténtica garantía bajo los tres postes. Fue parte del equipo titular azulcrema en el juego inaugural de estadio Azteca el 26 de mayo de 1966. Sin duda alguna, es uno de los mejores porteros extranjeros en toda la historia del futbol mexicano. Era tan bueno que durante los famosos torneos Hexagonales que se celebraban en el estadio Olímpico Universitario año con año, siempre era solicitado como refuerzo de algún club mexicano si es que los Cremas no iban a participar. Jugó cuatro años con nuestro equipo y dos veces resultó el arquero menos goleado. Murió el 3 de febrero de 2015 y se convirtió ya en leyenda.

 

foto-2-PORTEROS-EMBLEMATICOS-DEL-CLUB-AMERICA

Uno de los favoritos de las nuevas generaciones por su trabajo brillante bajo el marco águila es Francisco Guillermo Ochoa Magaña, debutó en la temporada Clausura 2004 jugando contra el Monterrey en la jornada en la jornada 5, partido que ganamos 3-2. ‘Paco Memo’ nació el 13 de julio de 1985 en la ciudad de Guadalajara, Jalisco. Campeón de Liga en el Clausura 2005, Campeón de Campeones en 2004-2005, Campeón de Concacaf 2006 y doble Mundialista Americanista en Alemania 2006 y Sudáfrica 2010, este novato de extracción americanista tuvo de debutar debido a una enfermedad del arquero titular Adolfo Ríos y desde el principio enseñó su clase, sus reflejos y su elasticidad, dando de qué hablar al grado de convertirse en referente del equipo. Fue a principios de 2004 cuando el técnico holandés Leo Beenhakker, entonces entrenador del América, observó un partido de fuerzas básicas y se percató de las habilidades de Ochoa, ingresándole de inmediato al primer equipo. Ese año fue titular en partidos de Liga así como en los de la Copa Libertadores. A partir de su siguiente temporada y hasta 2011 no soltó el puesto titular de las Águilas, momento en que emigró a Francia, no sin antes romper varios corazones de enamoradas que dejó en México, por considerarlo además de estupendo arquero, el referente e ídolo americanista en su tiempo. Ganó un par de veces el ‘Balón de Oro’ al mejor portero de la temporada.

 

foto-3-PORTEROS-EMBLEMATICOS-DEL-CLUB-AMERICA

Cuando en 1999 se supo que Oswaldo Sánchez saldría del América, yo pensé: “si sale, es porque tiene que venir uno mejor y el único mejor en México es Ríos, el del Necaxa”. Mis pensamientos no andaban nada mal, ni equivocados. Nacido el 11 de diciembre de 1966 en Uruapan del Progreso, Michoacán, José Adolfo Ríos García llegó para el Invierno 99’ del Necaxa, y desde el mismísimo primer partido, contra el Toros Neza, donde ganamos 2-0, enseñó su clase, y empezó a construir su historia con el América, llena de éxitos y de alegrías. En un dos por tres se volvió indispensable en el cuadro águila y con el tiempo se convirtió en todo un ídolo de la afición, capitán y garantía de la retaguardia americanista. Fue campeón de Gigantes de Concacaf en el 2001 y del Verano en el 2002 donde fue parte medular del triunfo ya que sin sus maravillosas actuaciones no se hubiera logrado el título, porque de no haber sido por él y gracias a él, se hubieran recibido cualquier cantidad de goles en los partidos decisivos contra los Pumas de la Universidad Nacional en semifinales y el Necaxa en el partido decisivo, no sin olvidarnos de esos duelos de Copa Libertadores contra Monarca Morelia. Su momento de éxtasis fue en el tiempo extra, de la final contra los Rayos, cuando el equipo que anotará primero ganaría el duelo y por ende el campeonato; Ríos detuvo un balón a un rival que todo el estadio cantó como gol, un disparo abajo, al ángulo, pero gracias a la intervención del ‘Arquero de Cristo’, no fue así, y nuestro equipo salió campeón a los pocos minutos. ¡”San Adolfo”!, fue el grito que se escuchó en las tribunas del Azteca y Ríos pasó así a ser un inmortal americanista. Se retiró en nuestro equipo luego de haber jugado para nosotros seis años. Ganó un Citlalli al mejor portero de la temporada y además una ocasión fue el arquero menos goleado del torneo.

 

foto-4-PORTEROS-EMBLEMATICOS-DEL-CLUB-AMERICA

Legendario, tetra campeón y fundador de nuestro equipo, Ignacio de la Garza Malo, apodado ‘el Portero Cumbre’, nació en Monterrey, Nuevo León. Debutó en la temporada 17-18 contra el Junior Club, en la fecha uno, con una derrota por el mínimo marcador. Pionero, fundador del América “su América”. Era un extraordinario guardameta, su caballerosidad no tenía límites. Valiente, de entrega absoluta, luchador hasta el fin. Duró casi 13 años defendiendo nuestro marco. Después fue maestro de Isidoro sota, quien le sucedió en el puesto. Portero internacional, insustituible durante varios años, fue el mejor guardameta mexicano de la época. Fue dos veces el arquero menos goleado del campeonato. A sus grandes cualidades y su don de mando debieron los Cremas la fama que el equipo adquirió en la época dorada del tetracampeonato en los años veinte. Más de una vez, Nacho salió en hombros por haber sido el héroe del partido, que con su valentía y grandes atajadas daba los triunfos a los Cremas. Seleccionado nacional, participó en los Juegos Olímpicos de Ámsterdam de 1928. En 1930 se retiró del futbol activo luego de que en una gira con la Selección, se lastimara gravemente. Su recuerdo perduró en le mente de los aficionados de aquéllas épocas, y al retirarse fue objeto de un impresionante homenaje popular, premiándolo tanto por los días de gloria que dio al equipo de sus amores, como por los cuatro títulos de campeón obtenidos de 1924 a 1928 cuando fue el jugador más idolatrado por la exigente y aristócrata fanaticada, siempre aclamado y vitoreado, ¡casi nada!

 

foto-5-PORTEROS-EMBLEMATICOS-DEL-CLUB-AMERICA

Llegó al Club América para la temporada 78-79 procedente del Rosario Central. Debutó contra el Guadalajara en la jornada 26, empatando a cero. El ‘Cabezón’ Héctor Miguel Zelada Bertoqui que nació el 30 de abril de 1957 en Santa Fe, Argentina, era un portero joven, con escasos 20 años cuando vino a México. Nuestro equipo pasaba por una de las más grandes crisis de su historia y fue criticado por la prensa al principio, debido a algunos errores mostrados en sus primeros juegos; además en el equipo estaban dos porteros de primer nivel, Francisco Castrejón y Pedro Soto, y eso al respetable público, le costó trabajo entender. Arquero espectacular, de grandes lances, con unos impresionantes reflejos y gran manejo del balón con los pies, con el tiempo fue ganando seguridad bajo el marco al grado de haber sido mundialista con Argentina en México 86’, donde inclusive salió campeón, siendo el tercer arquero. Pero no solo ganó ahí. Con el América se coronó en tres temporadas seguidas, la primera fue la 83-84, luego en la 84-85 y finalmente el Prode 85’ donde se consagró no solo cómo el mejor jugador de varias temporadas, sino también como el mejor portero del fútbol mexicano. Tres veces fue el cancerbero menos goleado, tres veces ganó el Citlalli al mejor arquero de la campaña y además, una vez obtuvo otro Citlalli ¡al mejor jugador de todo el torneo! Su momento cumbre, fue sin duda alguna en la final de liga 83-84 contra el Guadalajara. Mientras estaban empatados a cero, le detuvo un penal a Eduardo Cisneros cuando jugábamos con 10 jugadores. De ahí voló a la inmortalidad.  Jugó por última vez con las Águilas en el torneo de Liga 86-87, luego de que fue operado de una rodilla y no se arregló económicamente para el siguiente torneo. Zelada salió del equipo luego de nueve años de enamorar a la gente pero esta nunca lo olvidó, tanto por sus grandes atajadas pero sobre todo, por lo que le entregó al club que él hizo campeón.

foto-6-PORTEROS-EMBLEMATICOS-DEL-CLUB-AMERICA

Hemos tenido grandes arqueros que han dejado todo en la cancha, Manuel Camacho, Francisco Castrejón, Rafael ‘Wama’ Puente, Rafael Mollinedo, Néstor Rafael Verderi, Prudencio ´Pajarito’ Cortés, Walter Ormeño, Adrián Chávez, Alejandro ‘Gallo’ García, Pedro Soto, Rafael Navarro, José Moncebáez, Enrique Huerta, Jorge Iniestra, Amado ‘Tarzán’ Palacios, sin olvidarnos de los actuales, Moisés Muñoz y Hugo González… ¡uf, vaya también a ellos nuestro recuerdo, siempre recordados, siempre queridos!

En nuestra siguiente entrega, recordaremos a los laterales derechos. Mientras tanto, que siga rodando el balón… hasta la próxima.

 

No olviden seguir escribiéndome sus inquietudes y solicitudes, y con mucho gusto las tocaremos en su momento.

 

[email protected]

 

Twitter: @realidadamerica